Siempre rock, nunca inrock

El pasado 2, 3 y 4 de marzo se realizó una nueva edición de Rock en Baradero. Una combinación de rocanrol y croquetas veganas bajo la lluvia, con el Gauchito Gil de fondo. Reviví los mejores momentos.

El Mono de Kapanga bromeando desde el escenario antes de desatar el pogo | Foto: Victoria Fusco

Bajo el slogan "La ceremonia del verano", Rock en Baradero volvió a llevarse adelante por quinto año consecutivo en el Anfiteatro Municipal de la ciudad bonaerense. Al igual que hace dos años, la lluvia volvió a estar presente, pero esta vez irrumpió sobre el final de la segunda jornada acompañada de tormentas eléctricas que obligaron a suspender el espectáculo.

Pese a las condiciones climáticas que alteraron el orden del proceso, el festival convocó alrededor de 25 mil personas y se destacó nuevamente por no haber tenido interrupciones entre una banda y otra, ya que los shows entre el primer y segundo escenario sucedieron sin cortes. Incluso consiguió ser más puntual que en las ediciones anteriores. Rock es compartir estuvo presente para contarte cuáles fueron los momentos más memorables.

Día 1: así es el rocanrol
  • La 25 cerró la jornada con sus grandes éxitos y algunas canciones de "Entre cuervos y chacales", su último álbum, y Guasones se dio el gusto de homenajear a Luis Alberto Spinetta con un fragmento de "Me gusta ese tajo", en el marco del concierto más convocante de la fecha.
  • La vuelta de Pier instó a su público a agitar los trapos de un lado a otro con hit's como "Sacrificio y Rock and roll" y "La ilusión que me condena", mientras que los Jóvenes Pordioseros se lucieron con un Toti Iglesias desenfrenado, que corrió sin parar y descargó toda su energía a pesar de sufrir de asma.
  • Además, también hubo lugar para el reggae de Nonpalidece, que tuvo de invitado a Luis Alfa de C4, y el regreso de Riff, donde Vitico y Jaff mantuvieron el legado de Pappo en lo más alto gracias a la participación de su hijo Luciano, y Juan Moro, hijo del ex baterista de Serú Girán.
  

Día 2: una tormenta tropical
  • Ante un público joven y de tinte progresista, el indie, el funk y el soul coparon el segundo escenario de la mano de Bandalos Chinos, Lo' Pibitos y Marilina Bertoldi, que reclamó irónicamente por mayor participación de artistas mujeres en los festivales masivos y hasta arremetió contra La Beriso, que iba a tocar allí al día siguiente. "Es una mierda, pero bueno, los siguen llamado", lanzó sin preámbulos.
  • A diferencia de quienes se habían presentado en esta jornada, Airbag y Attaque 77 fueron las dos bandas con más historia de la noche. Tanto los hermanos Sardelli como Mariano Martínez y compañía decidieron hacer un repaso por sus grandes hits. Dos shows sin sorpresas, pero sin desperdicio.
  • Por cuestiones climáticas, el concierto de Usted Señalemelo se cortó a la mitad debido a que la lluvia y las tormentas eran cada vez más intensas. Babasónicos directamente no pudo salir de los camarines y la productora decidió reprogramar su función para el lunes. 

  
Día 3: abrepuertas
  • En un claro guiño al proyecto de ley de cupo femenino en los festivales, Eruca Sativa brindó por la tarde un show con tres músicas invitadas: la guitarrista Nana Arguen, la tecladista Shimi Álvarez Cela y la rapera Kris Alaniz, quienes supieron demostrar que mujeres con talento hay de sobra.
  • A pesar de no compartir género con las demás agrupaciones, la orquesta tropical de La Delio Valdez puso a bailar a todos los presentes: desde los metaleros que fueron a ver a Riff, hasta los rolingas que habían copado la primera fecha. Posteriormente, la fiesta fue continuada por Los Pericos y Kapanga, que con su vasta experiencia siempre logran adaptarse de la mejor manera en cualquier festival.
  • Tras la suspensión de la función de Babasónicos, el festival tuvo que reajustar el horario de los demás grupos para que nadie quedara fuera de la grilla. Dárgelos y los suyos ofrecieron un gran espectáculo, mientras que el cierre de La Beriso se adelantó dos horas por el temporal pronosticado para la madrugada del martes. Rolo se portó bien.
  

Publica un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente