A 20 años del histórico show de Los Redondos en River

La noche en que el Indio Solari inmortalizó la frase "el pogo más grande del mundo", pero que se vio frustrada por una serie de incidentes y enfrentamientos.


Tras un largo período de negociaciones y redefiniciones, Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota se presentaron en el Estadio Monumental los días 15 y 16 de abril de 2000. En aquellos dos conciertos, la banda reunió 150 mil personas luego de seis años sin tocar en Capital Federal. Sin embargo, dichos shows se vieron frustrados por serios episodios de violencia, que incluyeron corridas y enfrentamientos.

La primera noche asesinaron a una persona que estaba munida de una navaja y andaba hiriendo gente a su paso, de acuerdo a la información oficial que brindaron las autoridades. Ese hecho se produjo en el promedio del concierto, mientras sonaba El árbol del gran bonete, de Último bondi a Finisterre (1998).

La Negra Poli, mánager del grupo y esposa de Skay Beilinson, se acercó a Solari para ponerlo al tanto de los acontecimientos, lo que generó un intervalo de 20 minutos y el mayor anti clímax que se conozca en el show bizz argentino.

“Han pasado cosas muy serias esta noche. Han entrado un par de hijos de puta a lastimar gente. No sabemos por qué motivo, se han cagado en el esfuerzo que ha hecho la banda. Se han cagado en 70 mil personas. Toda esta presión que han hecho durante días la prensa para meternos en este gueto, haciéndonos creer que somos animales”, expresó el cantante cuando reapareció en el escenario.

“Han logrado probablemente que esta sea la última noche que toquemos. Nosotros no tenemos ánimo en este momento, hay chicos lastimados. Vamos a seguir con el show por respeto a ustedes pero seguramente sea una de las últimas veces que tocamos. Por dictamen del juez vamos a tocar con las luces del estadio prendidas”.

Una vez finalizado el concierto, comenzó un proceso de desgaste que finalmente terminó a fines de 2001 (meses después del show del 4 de agosto de ese año en Estadio Olímpico Córdoba) con un parate temporario que se volvió definitivo.

Tras el doblete riverplatense, Indio Solari se refirió a los incidentes de la primera noche en una entrevista con el diario Clarín. “Cuando llegó la noticia de que había un tipo lastimando gente me dieron ganas de no tocar nunca más. En ese momento, es muy difícil ponerse en el lugar del que convoca: a nosotros siempre nos adjudicaron no poder controlar la seguridad. Una producción independiente tiene muchas ventajas pero hay que remar como descosido”.

“Es un país donde a tu viejo lo despidieron y está tan viejo que no sale ni a afanar, tu hermano más grande empezó afanando motos pero ahora está en una más grande y vos empezaste a afanar motos porque no tenés ninguna posibilidad de laburar. Esa noche seguí porque me di cuenta que suspenderlo iba a ser peor”, completó.
Artículo Anterior Artículo Siguiente